Maquillaje corporal, una obra de arte por medio de vibraciones

Mauricio Báez, artista corporal plasma sobre la modelo María Paula Maldonado una experiencia que tuvo ella en la Cierra Nevada.
Mauricio Báez, artista corporal plasma sobre la modelo María Paula Maldonado una experiencia que tuvo ella en la Cierra Nevada.

El arte corporal, más conocido como Bodypainting, regresa a finales del siglo XX. Donde el artista plasma diferentes dibujos y colores en el cuerpo de la modelo, permitiendo aplicar pigmentos para afirmar su identidad y la pertenencia a su grupo.

Antiguamente distintas tribus indígenas se aplicaban esta pintura con ayuda de arcilla o carbón. Eran utilizadas en ritos especialmente en África, Islas del pacifico, Austria, entre otras. Asimismo, en diferentes rituales solían pintar todo el cuerpo a los guerreros para causar temor a sus enemigos. Igualmente, este maquillaje servía como protección contra los espíritus malignos. Aunque las mujeres implementaron esta técnica debido a que querían ser más atractivas y demostrar sensualidad a sus admiradores.

El bodypainting es la ascendencia de los tatuajes, que por medio de dibujos pequeños y decoraciones completas expresan vibraciones y sentimientos logrando conectar su espíritu y cuerpo a la realidad. Mauricio Báez, artista corporal más conocido como Esbinote brinda el contexto del bodypaint.

El cuerpo es un lienzo y escenario de una obra que por medio de performance comunica situaciones, vivencias, sensibilidad, pasión entre otras. Conectándose la parte plástica con la corporal, que penetra en los poros y permite descubrir lo que puede llegar a hacer por la piel. María Paula Maldonado, modelo de Bodypainting nos cuenta lo vivido al hacer performance.

Por Camila Aguillón

X