La salud, “el precio del progreso”

Desde la revolución industrial la idea de incrementar la calidad de vida de una población ha estado ligada a su capacidad de producción.

A mayor capacidad productiva mejor desarrollo y por ende una población que vive mejor.

Una idea con la que varias generaciones de nuestro país crecieron y que daban por cierta, hasta que las enfermedades del progreso tocaron a la puerta.

Por Ashley Nicole Gamboa Villamil

Posts Relacionados

X